SANTIAGO GARCÍA-CLAIRAC
ESCRITOR DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

 

ENTREVISTA SOBRE EL LIBRO INVISIBLE

1. ¿Qué lo inspiró a ser escritor? (Pablo)

Fueron muchas cosas pero, lo más determinante, fue que, durante una época de mi vida, cuando era joven, leí las obras de Julio Verne y me entraron ganas de escribir. Él me encendió la chispa. De hecho, yo solía escribir historias basadas en sus personajes. Ahí comenzó todo.

Creo que todos los escritores tenemos un autor que nos despierta las ganas de relatar historias.

Además, hay que añadir que me gusta mucho contar historias. Digamos que Julio Verne encaminó mis ganas de inventar.


2. ¿Cuál fue su inspiración para esta historia (El Libro Invisible)? (Alejandro)

La historia de El Libro Invisible es muy complicada.

Una niña amiga me sugirió escribir una historia de una chico y una chica que se iban haciendo amigos mientras leían libros juntos.

Al principio no me gustó y la descarté. Sin embargo, las buenas ideas siempre vuelven y decidí escribirla.

Lo más difícil fue encontrar la idea de hacerles leer un libro interesante, que les uniera mucho. Cuando me di cuenta de que, mientras se escriben, los libros son invisibles, pensé en usar a un escritor que estaba escribiendo un libro.

En realidad, El Libro Invisible está dedicado a los libros y a los lectores.

Luego escribí la segunda parte, El libro de Hanna. Y ahora, al cabo de varios años, acabo de terminar El Libro de Nevalia, que completa la trilogía.

Tengo que decir que esta saga es uno de mis trabajos más apasionantes.


3.¿Quién es Ana, la que aparece en la dedicatoria de la novela? (Astrid)

Ana es la niña que me sugirió la idea. Es sobrina mía.          

Además de dedicarle el libro, me inspiré en su nombre para la princesa Hanna.

Nunca agradeceré bastante a Ana haberme dado la idea de lo que considero uno de mis mejores libros.

Y, como he dicho antes, cometí la torpeza de decirle que no me gustaba. Menos mal que corregí.

La verdad es que me puse a escribir el libro sin decírselo. Así, que, al final, le envié el primer ejemplar y se llevó una gran alegría.

 

4. ¿Cuál es el personaje que más le gusta de esta historia? Si pudiera traer un personaje a la vida, ¿cuál traería? (Irene)

Hay dos que me gustan: César y Hanna.

Si pudiera traer solo a uno sería, sin duda, la princesa Hanna.

Curiosa, atrevida, inteligente, coleccionista de libros. Hanna es un personaje apasionante. Sobre todo, por su pasión hacia los libros. Además, demuestra que es valiente cuando se lanza a la aventura en busca de alguien que le pueda leer el libro invisible.

Supongo que os habréis dado cuenta de que se parece mucho a Lucía, que hace casi lo mismo que ella. Solo que, en vez de encontrar un libro por casualidad, encuentra a César.

César también me gusta. Evoluciona mucho a lo largo de la trilogía. Siendo indeciso, no deja de avanzar y de intentar superarse. Es un buen personaje. Si leéis el Libro de Nevalia, veréis que evoluciona mucho, a golpe de sufrimiento, eso sí.


5. ¿Cuánto tiempo le toma escribir una novela? (Luis)

Normalmente, desde que empiezo a escribir hasta que termino, pasa un año. Además, hay que sumar el tiempo que dedico a inventar a idea, que me suele ocupar varios meses o incluso años.

Durante el año de escritura suelo corregir mucho. Se lo doy a gente para que lo lea y lo critique.

Debo decir que El Libro Invisible me llevó casi el doble de tiempo ya que era la primera vez que escribía una historia doble. Me resultó muy difícil encajar los dos mundos, el real y el fantástico.

Luego, gracias a esa experiencia, escribí El Ejército Negro, que son dos historias paralelas, y ya me resultó más fácil.

 

6. ¿En qué lugar escribió esta historia? (Daniel)

Casi siempre suelo buscar un sitio diferente para escribir.

La primera versión de El Libro Invisible la escribí a mano en la cafetería de El Círculo de Bellas Artes, que está en el centro de Madrid. Un sitio muy bonito, con buen ambiente y gente interesante, artistas y escritores, sobre todo.

El segundo, El Libro de Hanna, lo escribí en una cafetería que se llama La Tertulia, que sale en el libro.

El tercero, El Libro de Nevalia lo escribí también en el Círculo de Bellas Artes.

Es muy importante encontrar el sitio adecuado para escribir un libro.

Tengo uno que se titula El amigo de Hércules, que lo escribí en un tren. Iba cada semana a Sevilla, en el AVE, a dar clases de publicidad y volvía por la noche. El libro cuenta la historia de un niño que ve un anuncio y se vuelve loco con el producto que se anuncia. Era el lugar más indicado para escribir ese libro que llevaba mucho tiempo en mi cabeza.


7. ¿Cómo empezó su experiencia de escribir libros para niños? (David)

Fue casi de casualidad. tardé mucho en saber que se me daba bien escribir historias para niños.

Durante mucho tiempo me dediqué a la publicidad, era creativo y, gracias a unos anuncios de productos infantiles que hice, descubrí que tenía habilidad para escribir para niños.

Así son las cosas de la vida. Te pasas años preguntándote sobre qué te gusta escribir y, un día, por casualidad, lo descubres. Por eso siempre digo que hay que por la vida con los ojos muy abiertos. Nunca sabes lo que te va a sorprender.

  

8. ¿Cómo sabe que sus historias le van a gustar a los niños? (Anamari)

Lo sé por la sencilla razón de que me gustan a mí.

No tengo otro modo de saber lo que les gusta. Por eso escribo siempre historias que me gustan.

Cuando tengo una idea, hago todo lo posible por saber si me voy a sentir a gusto escribiéndola y eso me da la pista de que puede gustar a los niños.

Siempre he pensado que uno tiene que hacer lo que le gusta.

Ya ves que, al final, coincide lo que me gusta a mí con lo que les gusta a ellos.

Además, tengo otra pista. Siempre me pregunto qué enseñará de nuevo a los lectores. Si veo que no aporta nada, no lo escribo.

Pero también me tiene que enseñar algo nuevo a mí. Si veo que no voy a aprender nada, no vale la pena escribirlo.

Todo eso hace que crea que puede gustar a los lectores. ¿A quién le gusta leer un libro que no le aporte nada? Creo que a nadie.

 

9. ¿Cómo se siente tener tantos libros publicados? (Bryan)

Me siento muy satisfecho. ha sido duro pero, al final, he reunido una obra que me tiene contento.

Hay que tener en cuenta que son años de trabajo duro e incansable. La satisfacción que da ver tantas páginas escritas, llenas de ideas, intentando plasmar mi visión del mundo, es enorme.

Espero seguir trabajando, cosa que haré mientras tenga ideas interesantes.

Y mientras tenga cosas que contar. Ideas nuevas. Mientras sea capaz de aprender.

Para mí, escribir es enseñar y aprender... y disfrutar.

 

10. Si tuviera que escoger un libro favorito de los que ha escrito, ¿cuál sería? (Patricia)

Es difícil escoger entre tus hijos, aunque sean de papel.

Los quiero a todos por igual.

Pero si me viera obligado, escogería tres: Maxi el aventurero, el primero que publiqué; El niño que quería ser Tintín, el segundo y El libro Invisible, el tercero.

En el fondo, todos tienen un poco de los otros.

Hace poco, en la editorial me preguntaron qué pensaba escribir en el futuro. Les dije que seguiría haciendo lo mismo, que mi obra no son libros sueltos sino que están relacionadas.

Me gusta escribir sobre las relaciones humanas, los problemas humanos y dar mi visión de la vida.

Por eso, me resulta difícil escoger un libro ya que todos tienen algo de lo que me gusta. La verdad es que me siento muy identificado con ellos.

Ya que hablamos de El Libro Invisible, aprovecho para decir que me siento muy identificado con César. Un niño inseguro que tiene muchas dudas, que esconde a un escritor en su interior, que se apoya en Lucía para sacar lo mejor que tiene dentro. Sí, César podría ser perfectamente mi personaje favorito.