SANTIAGO GARCÍA-CLAIRAC
ESCRITOR DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

ARTURO EN LA EDAD MEDIA

II

EL REINO DE LA OSCURIDAD

LIBRO SEXTO

DESOLACIÓN 

 

I - EL DRAMA DE ARTURO

Arturo Adragón vive sumido en el recuerdo de la muerte de Alexia.  Está obsesionado y vive entre pesadillas.

Entra en la cueva de Ambrosia y deposita en el féretro de Alexia, entre sus manos, el pergamino de Arquimaes. Gracias a sus poderes mágicos, levita sobre el féretro con el fin de qué ha pasado. revisa una y otra vez el duelo que mantuvo con ella creyendo que se trataba del cobarde Ratala.

Una noche se baña en el río y se topa con cuarenta demoniquianos. Con la ayuda de las letras, consigue acabar con ellos, aunque no entiende a qué han venido.

 

III - LOS TEMORES DE ARTURO  

Arturo le cuenta a Arquimaes su encuentro con los cuarenta demoniquianos. Llegan a la conclusión de que han venido para recuperar el cuerpo de Alexia. Están seguros de que vendrán más demoniquianos. 

Demónicus informa a sus jefes que ha enviado un grupo de hombres con la misión de secuestrar a Émedi y les ordena que, cuando ataquen a los emedianos, tienen que capturar vivo a Arturo Adragón. Aún no sabe que la misión ha fracasado. 

Mientras, Morfidio se adentra en el bosque Amórica, en busca de la bruja Górgula, para que le reimplante el brazo perdido en la batalla de Emedia. Escorpio le acompaña y le aconseja que pida refuerzos.

Arquimaes comparte con Émedi su gran preocupación por Arturo. Está pensando en devolver la vida a Alexia. Émedi le recuerda que ya lo hizo una vez con ella y que debería hacerlo ahora con Alexia. Arquimaes le dice que tendrá que hacer un largo viaje.

Llegan malas noticias: el ejército demoniquiano está a punto de aparecer.

 

V - RODEADOS Y RABIOSOS 

Arturo,Émedi, Arquimaes y los generales observan cómo los demoniquianos toman posiciones alrededor de Ambrosia. Arturo propone actuar pero Arquimaes piensa que es mejor negociar. Ni siquiera esperan que alguien les ayude.

Tránsito, ahora gerente del castillo emediano, lo ha registrado todo en busca de pruebas contra Arquimaes. Interroga a un prisionero para que le desvele el paradero de Alexia, pero el hombre no lo sabe. Llega un mensajero de Demónicus para que se presente ante él.

Arquimaes se reúne con Arturo y le reprocha su excesiva violencia. Le recuerda que le ha dado poder para ser justo, no para abusar de su fuerza. También le advierte que la muerte de Alexia le pesa demasiado y que debe controlar sus sentimientos. Arturo no quiere aceptarlo, pero Arquimaes le exige que reflexione. El joven acata sus requerimientos.

 

VII - EL CALOR DEL PERGAMINO

Arquimaes lleva a Arturo a la cueva de Ambrosia y le anuncia que van a hacer un viaje hasta la Cueva del Gran Dragón para devolver la vida a Alexia. Arturo se acerca al féretro de Alexia y siente su fuerza. 

Demónicus reprocha a Tránsito no haber encontrado a Alexia. El monje dice que está oculta en algún lugar mágico. Llega un mensajero que anuncia la muerte de los hombres de Nórtigo, a manos de Arturo Adragón, con la ayuda de sus letras mágicas. Tránsito asegura que él es quién protege a Alexia, con ese poder de las letras.

Morfidio encarga a Escorpio que siembre el terror en su castillo, mientras él sigue en el bosque de Amórica, para recuperar su brazo. Escorpio pide una recompensa: quiere ser conde. Morfidio le promete que le entregará su viejo castillo y que le nombrará conde. Escorpio le promete fidelidad y parte a cumplir su misión.

Crispín expresa su deseo de ir con Arturo. Le confiesa que se ha enterado de de que van a viajar por boca de Arturo, que sueña en voz alta. Arturo le acepta, pero le advierte que deben pedir permiso a Arquimaes.
 

IX - EXAMEN DE CONCIENCIA

Arturo sale una noche a dar un paseo y habla con los vigilantes. constata la fiedelidad de sus hombres. Después, baja a la gruta y le dice a Alexia que le va a devolvr la vida con la ayuda de Arquimaes.

Demónicus tortura a Herejio al que mantiene vivo para poder vengarse de él.  Le corta un brazo encendido y se lo entrega a Tránsito para que lo use en su misión de matar a Arquimaes.

Por primera vez, Arturo discute con Arquimaes durante la cena de despedida con Émedi, El motivo es que el alquimista no garantiza el éxito de la misión de Alexia.

Escorpio llega al castillo de Morfidio. Para no ser reconocido, elimina a un buhonero y se viste con sus ropas.

 

XI - NUBES DE TORMENTA

El cielo del valle de Ambrosia se oscurece, lo que preocupa a Émedi, aunque Arquimaes le quita importancia. Durante un entrenamiento, Arturo casi mata a Leónidas y Arquimaes debe detenerle. Arturo está fuera de sí.

Durante su viaje hacia Ambrosia, Tránsito descubre un libro escrito por Arquimaes y lo analiza. Después de muchas horas de estudio, descubre que la tinta tiene vida propia. Cree que se trata de la piedra filosofal.

Arturo y Arquimaes se alejan de Ambrosia para hablar. Descubren que están en una trampa: los demoniquianos les rodean para que una lluvia de fuego caiga sobre ellos y los aniquile. Si quieren salvar a su gente, tendrán que retrasar el viaje. Arturo acepta.

Tránsito llega al valle de Ambrosia en su carro y se presenta al general Atila. Le pide que le consiga varios emedianos vivos para llevar a cabo la misión que Demónicus le ha encargado. El cielo ruge y está a punto de iniciar su tormenta.

 

XIII - ESPERANDO LA TORMENTA

Arturo, Crispín y Arquimaes salen en secreto del campamento ambrosiano. Suben hasta lo más alto de la montaña y esperan acontecimientos ya que Arquimaes está convencido de que algo grave está a punto de ocurrir.

Tránsito obliga a varios prisioneros emedianos a tragar un líquido y les advierte de que van a cumplir una gran misión.

Crispín, que descubre más abajo un carro con varios soldados, avisa a Arquimaes y a Arturo. Suponen que se preparan para llevar a cabo algún rito.

 Tránsito ordena que coloquen a los cuatro  prisioneros emedianos sobre un altar. Después, les prende fuego y les hace volar. Arturo, Arquimaes y Crispín lo ven desde su puesto de observación y se sienten horrorizados.

 

XV - LLUVIA DE FUEGO

Arquimaes le pide a Arturo que se coloque al borde del risco, junto a un montón de libros. Pero es tarde: las nubes se han convertido en un infierno llameante. Una lluvia de fuego cae sobre los emedianos, provocando una catástrofe.

Arturo invoca el poder de las letras que, después de despegarse de su cuerpo y de los libros, forman una barrera que impide que siga lloviendo fuego sobre los emedianos. Después. ordena que el fuego caiga sobre los demoniquianos. Tránsito comprueba que el poder de Arquimaes es más poderoso que el suyo.

Frómodi se aloja en la fonda de Nárnico, que está protegida por soldados privados.

Tránsito opone resistencia a las letras e impide que empujen las nubes. Arturo se esfuerza, pero no lo consigue. Entonces, Arquimaes le pide que se lance al espacio. Arturo, que confía en su maestro, se arroja al vacío. Pero en vez de caer, su cuerpo se mantiene en el aire. De esta manera, multiplica su poder y consigue que las letras se opongan a las nubes. Todo el mundo lo ve y algunos piensan que el poder del Gran Dragón es ilimitado.

 

XVII - LLUVIA MALDITA

Pero la lluvia de fuego sigue adelante. Tránsito maldice a Arturo y promete acabar con él.

Arturo sigue con su oposición y consigue que las letras disuelvan las nubes. El valle recobra su luminosidad y Arturo se retira. Crispín se arrodilla y le besa la mano y Arquimaes le dice que ha entrado en la leyenda. Los monjes deciden construir un monasterio en honor a Arturo.  Arquimaes le dice a Arturo que ha llegado la hora de resolver el asunto de Alexia.

 

XIX - EL PRECIO DEL RETORNO

Arturo se reúne con los soldados de el Ejército Negro y pide voluntarios para una misión secreta. Se presentan muchos pero Arturo dice que tendrán que elegir a unos pocos.

En el castillo de Frómodi, antes propiedad de Benicius, Escorpio aborda a un caballero que pasea tranquilamente por el mercado. Le dice que Frómodi necesita hombres fieles y que le gustaría contar con él. El caballero le promete ayuda y hombres. No lo sabe, pero acaba de salvar su vida.

Arturo se arrodilla ante el féretro de Alexia y le anuncia que van a emprender un viaje. Le dice que está dispuesto a pagar el precio que el Gran Dragón le exigirá. Después, limpia su espada en las aguas del riachuelo y promete que será más comedido en su uso. Llegan Arquimaes y Crispín y, entre los tres, sacan el féretro. Afuera, los soldados voluntarios están preparados para iniciar la acción.

 

XXI - ROMPIENDO EL CERCO

En Ambrosia, la noche es oscura, sin luna ni estrellas. Arturo está al mando de sus hombres... y cargan contra los demoniquianos que les rodean. Consiguen romper el cerco y escapan. Luego, Arquimaes, Crispín y Arturo, con carro que contiene el féretro de Alexia, se pierden en la noche.

Frómodi está fuera de sí, borracho, en posada de Nárnico. Una noche, descubre que en su pecho hay una mancha negra que se extiende. Decide visitar a Górgula.

Arquimaes, Crispín y Arturo siguen su camino. Los demoniquianos les pisan los talones, pero los esquivan. Deciden viajar de noche.

 

 LIBRO SÉPTIMO

PEREGRINACIÓN

1 - CARTHACIA

Cuatro días después, Arturo y sus amigos divisaban la rica ciudad de Carthacia. Deciden pasar de largo pero una patrulla de demoniquianos les ataca. Huyendo del ataque, se dirigen hacia la ciudad, dispuestos a entrar.

En Ambrosia, Tránsito, que ha fracasado, promete otra vez vengarse de Arquimaes. general Atila ha muerto t sus hombres están diezmados.

Los carthacianos intentan las puertas a Arturo, pero la magia de Arquimaes se lo impide y consiguen entrar, salvándose de sus perseguidores. Quilian, el oficial carthaciano les interroga.

En la posada de Nárnico, Frómodi está borracho, tirado entre los cerdos, Viendo cómo la mancha negra de su pecho seguía creciendo. Los recuerdos de juventud le atormentan... A los doce años, su padre el conde Idio, le anunció que no le iba reconocer como hijo legítimo. Pero le ofreció manutención a él y a su madre a cambio de no tratarle con familiaridad. Y aceptó.

 

III - ENTRANDO EN LA GUARIDA

Arturo y sus compañeros se alojan en una posada en Carthacia bajo la vigilancia de los soldados. Mientras, un sacerdote demoniquiano se entrevista con Justiniano, jefe de las fuerzas carthacianas para que los aprese.

Tránsito se va a entrevistar con Demónicus, al que tendrá que explicar su fracaso en Ambrosia. Teme por su vida.

Al día siguiente, Arquimaes advierte que están rodeados de soldados. ciudad está llena de demoniquianos y hay un gran templo. Arquimaes pide a los guardias que le acompañan que les lleven hasta el Palacio Principal. Una vez allí, entran a la fuerza y, después de sortear a los vigilantes, con alcanzar la habitación del rey Aquilion.

-Venimos a pediros un favor, majestad -le dice Arquimaes.

 

V - PACTANDO CON UN REY

Aquilion les garantiza seguridad mientras estén en Carthacia, pero no puede hacer lo mismo si salen. Arquimaes le advierte que ´la ciudad está sufriendo una invasión demoniquiana. El alquimista le propone una alianza para deshacerse de los demoniquianos.

Morfidio sigue en la fonda de Nárnico. Sufre una terrible pesadilla en la que recuerda como, es su juventud, su padre le dice que es un bastardo y que no debe llamarle padre.

Arquimaes y sus amigos fingen que se rinden a los soldados carthacianos y son encerrados. El Gran Sacerdote demoniquiano pide a Aquilion que les deje libres, pero se niega y dice que van a ser juzgados según las leyes de Carthacia.

 

VII - SACRIFICIOS HUMANOS

En el templo demoniquiano en Carthacia se celebran sacrificios humanos. Una noche, llega un caballero enmascarado que dice traer donativos para el templo. Sin embargo, el caballero se quita el yelmo y muestra su verdadera cara: es Arturo Adragón. Los demoniquianos intentan matarlo pero Arturo es más veloz y, con la ayuda de las letras adragonianas se abre paso hasta las mazmorras.

En una celda hay una muchacha que no recuerda su nombre y que asegura que va a ser sacrificada. También hay un  llamado Alexander de Fer. Los libera a los dos y, consiguen salir del templo.

 

IX - ATAQUE NOCTURNO

Arturo lleva a los dos prisioneros ante sus amigos. La chica dice llamarse Amaforet y Alexander promete fidelidad a Arturo. Los demoniquianos, que han dado la alarma se lanzan en su búsqueda.

Mientras, Tránsito deduce que Alexia está en la gruta de Ambrosia y que Arturo piensa resucitarla. Se marcha a informar a Demónicus.

Llevan a Alexander de Fer ante la presencia de Aquilion, que se alegra de verle vivo ya que le había dado por perdido. Alexander le explica que los demoniquianos le habían secuestrado para sacarle información sobre el gobierno de Carthacia. Aquilion informa de que los demoniquianos amenazan con entrar en la ciudad. Amarofet se interesa por el féretro de Alexia, pero Arquimaes le dice que no debe tocarlo.

 

XI - LIMPIEZA NOCTURNA

Arturo y Arquimaes descubren que el palacio del conde Vinchiano es un nido de demoniquianos. Entran furtivamente y eliminan a varios enemigos.

Demónicus se enfurece al recibir la noticia del fracaso de la lluvia de fuego, en Ambrosia. Hace un rito con un pequeño dragón y sufre una transformación.

Arquimaes entra en una cámara de tortura y libera a dos prisioneros a condición de que le cuenten al rey lo que los demoniquianos están haciendo. Cada día entran camuflados con la intención de invadir Carthacia desde dentro.

 

XIII - SOÑANDO CON ALEXIA

Demónicus envía al general Troquian a Carthacia para que acabe con los asaltos que los demoniquianos están sufriendo. También le ordena que conquiste la ciudad para anexionarla a su imperio.

Cuando Troquian se presenta ante Aquilion, éste le hace reproches por el excesivo número de soldados que hay en Carthacia.

Arturo y Arquimaes salen cada noche para eliminar demoniquianos. Aquilión está satisfecho.

Troquian lo ha organizado todo organizar con su cómplice, Ásbico, el asalto definitivo dentro de dos días. Ásbico ha pedido que no haya saqueo.

En su escondite o, Arturo habla con Alexia, pero Amarofet le escucha. Elle se compadece y le ofrece su vida.

Ásbico escucha la mala noticia que su socio, Justiniano le da: los demoniquianos no van a respetar el acuerdo y saquearán Carthacia. Ambos reconocen que se han equivocado de socios y piensan en cambiar de estrategia.

 

XV - PLANEANDO EL ATAQUE

Ásbico, amargado por su asociación con los demoniquianos, busca la manera de informar al rey Aquilion sin delatarse a sí mismo. Sabe que Justiniano, su socio, le dejará solo.

Arturo se reúne con los generales para ultimar el ataque. Después de un duro debate con el general Suitzer, acuerdan que la hora de atacar ha llegado.

Aquilion recibe un mensaje anónimo firmado un "amigo secreto".

Amarofet recuerda que Alexia es la hija de Demónicus y dice que daría su vida por ocupar un lugar en el corazón de Arturo, al que admira profundamente.

Arturo, Alexander y Crispín salen de noche, ocultos en un carro. Entran en un mesón que un confidente secreto ha señalado como nido de demoniquianos. Eliminan a unos cincuenta enemigos y se escapan. Desde la oscuridad, Ásbico lo ha visto todo: " Os estoy demostrando que soy fiel a Carthacia", murmura, desde su escondite.

 

XVII - EL NUEVO AMIGO

Arquimaes, Alexander y Crispín se reúnen con el rey para confirmar que atacarán  dentro de dos días. Aquilion está preocupado por Arturo, que pasa mucho tiempo encerrado con Amarofet.

Arquimaes habla con Arturo, que le pide resucitar a Alexia, pero el alquimista no se lo garantiza.

-El Dragón devolvió la vida a Émedi, ¿por qué no va hacer lo mismo con Alexia?

-Hubo que pagar un precio muy alto por la vida de Émedi. Es posible que te lo quiera hacer pagar a también -responde el sabio.

Amarofet ofrece su vida.

Morfidio vive amargado, al borde de la locura, bebiendo sin parar. Los recuerdos de su mala relación con su padre le han minado el alma. Decide acabar con su vida, pero los recuerdos le retienen.

A los veinte años, esperaba que su padre fuese a felicitarle. Practicaba con la espada, en el bosque, junto a su amigo Cromell, y quería mostrarle a su padre esa habilidad, pero el padre no apareció. Al día siguiente, Morfidio mató a su padre y ocupó su lugar.

Escorpio llega con refuerzos. Están listos para ir a ver a Górgula.

Arturo visita una biblioteca, buscando libros y conoce a Ásbico con quien entabla amistad. Ásbico le invita a su casa para hablar en secreto. Arturo acepta.

 

XIX - LA SOMBRA DE ARTURO

Troquian, al mando de sus hombres se dispone a conquistar y saquear Carthacia. Pero se encuentra con un ejército de letras que se lo impide. Arturo él luchan a muerte mientras Alexander de Fer limpia la ciudad de demoniquianos. De esta manera, el rey Aquilion recupera el control de Carthacia.

Amarofet vela el féretro de Alexia.

 

XXI - ALIADOS PARA ÉMEDI

Aquilion celebra un consejo para celebrar la liberación de Carthacia. Después de imponer una fuerte multa a Ásbipor sus devaneos con los demoniquianos, Arquimaes propone una alianza con Émedi. Sin embargo, el traidor Justiniano se opone y pide que Émedi pague por esa alianza ya que la considera una fracasada. Aquilion dice que votarán y que darán su respuesta.

Esa noche, cargan el féretro de Alexia en el carro ya que piensan partir al día siguiente, después de conocer la respuesta de Aquilion. Amarofet quiere ir con ellos y, aunque Arturo se niega, Arquimaes le convence y, finalmente, acepta.

Al día siguiente, Aquilion anuncia que aceptan la alianza, Si hay guerra, Carthacia luchará junto a Émedi. Alexander de Fer se une a ellos. Poco después, abandonan Carthacia por la puerta norte.

 

LIBRO OCTAVO

DRAGÓN

 

 1 - CAMINANDO EN LA OSCURIDAD

Varios días después, llegan a las montañas nevadas conocidas como Nevadia. Arquimaes pide a Crispín y a Alexander que se queden mientras ellos siguen. Acampan y Alexander les cuenta su historia.

 Frómodi y Escorpio, con cincuenta soldados entran en Amórica bajo la vigilancia de los proscritos mandados por Forester. Cuando llegan al campamento rebelde, Frómodi da la orden de ataque y lo conquista. Forester y sus hombres se rinden. Entonces, Frómodi pregunta por Górgula. La mujer se deja ver: Yo soy Gógula... ¿Quién me busca?

Arturo y Amarofet, con los ojos vendados, van hacia la Cueva del Dragón dirigidos por Arquimaes. Mientras, Crispín y  Alexander se quedan para vigilar el camino e impedir el paso a otros. Crispín se siente inquieto.

Amarofet enferma y Arquimaes le da brebajes. 

 

III- EL CAMINO BLANCO

Arturo, Arquimaes y Amarofet siguen su penoso camino entre tormentas de nieve. Una noche, una manada de lobos mutantes les atacan, pero Arquimaes no permite a Arturo, que se apresta a lucha, que se quite la venda.

Frómodi explica a Górgula que quiere que le reimplante el brazo, pero la bruja se niega. Frómodi le corta una oreja y le advierte seriamente de que debe cumplir su petición.

Mientras, Borgus, un rebelde, ha conseguido escapar y Forester cree que podría traer ayuda.

Arturo salva nuevamente vida de Amarofet cuando unos lobos están a punto de devorarla.

 

V - LLEGANDO AL FINADEL CAMINO

Cuando se acercan a la cueva, descubren a un dragón vigilante que les observa. Un poco más tarde entran en la cueva que es muy profunda. Arquimaes quita la venda a Arturo y le pide que, cuando lleguen ante el gran dragón, no se separe de Amarofet.

Górgula asegura a Frómodi que puede reimplantarle el brazo... de Forester. A cambio, le pide la vida de Arquimaes, Arturo y Émedi. "Por lo que me hicieron, ¡Por lo que me robaron!", dice la bruja.
Escorpio le pregunta si está segura de poder hacerlo, y ella responde que, si ha sido capaz de provocar la lepra a un rey, puede hacer lo que quiera. También asegura que Arquimaes tiene la fórmula de la inmortalidad.

Mientras marchan, Arturo, que lleva los ojos vendados, presta atención a todo lo que le rodea, sonidos, ecos, accidendel camino... Por fin, después de un largo trayecto, llega la cueva del Gran Dragón. Es un animal gigantestesco que está fosilizado. Del techo gotea agua.

VII - EL PACTO DEL DRAGÓN

Arquimaes invoca al Gran Dragón. Arturo levita y se pone a la altura de la cabeza del dragón fosilizado. Después, Arturo explica a su maestro las revelaciones del dragón: "Me ha dicho que eres mi padre y que la reina Émedi es mi madre. Pero no la que yo conozco, sino otra Émedi". Arquimaes dice que no sabe si es su padre y niega que haya otra Émedi.

Arturo también dice que tiene una misión: "Debo ir al Abismo de la Muerte para rescatar a Alexia y traerla a la vida".

Tránsito se entrevista con Demónicus. Le dice que han llevado a Alexia a Ambrosia para resucitarla, pero no sabe cuándo lo harán.

Arturo pide a Amarofet que le espere. Después, monta su caballo y lo lanza hacia una sombra que disimula una grieta en la pared y desaparece. Acaba de partir en busca de su destino.

 

IX - AMIGOS EN EL ABISMO

Arturo entra en el Abismo de la Muerte. Pregunta a varios espectros si han visto a Alexia, y les dice que ha venido a buscarla para llevársela al Mundo de los Vivos, pero le advierten de que nadie puede salir.

Tránsito informa Demónicus de que Arturo ha entrado en el Abismo de Muerte. Demónicus le pide que le mate ya que quiere ir en su busca. Es el único lugar en el que se puede matar a un inmortal.

Arturo se encuentra con el general Templar, al que mató en la batalla de Emedia. Arturo soporta sus maldiciones y le pide que le ayude a encontrar a Alexia, a lo que el general accede.

 

XI - EN BUSCA DE ALEXIA

Templar lleva a Arturo a un lago en el que miles de almas van a llorar. Le dice que Alexia suele venir a llorar. Después de una larga espera, Arturo la ve venir.

Mientras, en Ambrosia, Émedi sale de noche e implora por Arturo. Le desea que consiga traer a Alexia.

Arturo se arrodilla ante Alexia, implora su perdón y le dice que ha venido a buscarla. Ella no le cree, pero él le dice que cuenta con la Fuerza del Gran Dragón.

Alexander de Fer despierta de una pesadilla y asusta a Crispín. El caballero le confiesa que "hay alguien que domina sus sueños".

Demónicus cierra el paso a Arturo y le advierte de que no le dejará salir. Alexia intercede por Arturo y le dice a su padre que le ama. Demónicus se niega a escucharla y se entabla un duelo entre ambos. 

 

XIII . LA MUERTE DE UN MUERTO

Alexia se interpone entre los dos combatientes. Después de una breve discusión, Demónicus se apresta a matar a Arturo, pero el general Templar mata al Mago Tenebroso. Arturo y Alexia huyen y consiguen salir del Abismo de la Muerte.

Mientras, Crispín y Alexander ven a una familia de campesinos se acerca. Es Borgus.

Arturo se encuentra con mujeres que le impiden el paso. Una le pide su espada alquímica a cambio de dejar pasar con vida a Alexia. Le recuerda que Arquimaes ya pasó por aquí cuando vino a buscar a la reina Émedi, años atrás. Le recuerdan que Arquimaes es su padre y Émedi su madre.

Cuando Arturo se niega a hacerles caso, se transforman en sus propios fantasmas, con aspecto fornido. Arturo lucha denodadamente y consigue abrirse paso. Se encuentra con Arquimaes, que está junto al Gran Dragón. Después, colocan el alma de Alexia en el ataúd y esperan pacientemente y caen en un sueño profundo.

 

XV . ENTERRANDO EL ATAUD

Cuando se despertaron, el alma de Alexia había desaparecido. Cuando deciden enterrar el ataúd, descubren otras tumbas entre las que hay una de la reine Émedi. Amarofet sufre algunos cambios. Deciden salir de la cueva.

 

Tránsito observa  como Demónicus abre los ojos. Ahora se ha transformado en Demónicia. Tránsito le propone secuestrar a Émedi, del que Arquimaes está enamorado. Dice que tiene al hombre adecuado para llevar a cabo el secuestro. 

Arturo y sus amigos se reúnen con Crispín y Alexander. Para entonces, Amarofet ya es igual que Alexia. Crispín les dice que Borgus les ha contado que un tal Frómodi ha entrado en Amórica, está masacrando a los rebeldes, que su padre están peligro y que quiere ir en su ayuda. Arquimaes y Arturo deciden acompañarle.

 

XVII - EL REY INDIGNO

Durante su apresurada marcha hacia el bosque de  Amórica, se encuentra con gente que huye despavorida y deciden ayudarles. Los soldados de rey Ballestic, comandados por el capitán Dardus, saquean los pueblos de la región. Después de una escaramuza con una patrulla, deciden ir a visitar a Ballestic.

 

XIX - UN REY INNOBLE

Dardus informa a Ballestic de la llegada de unos extranjeros que defienden a los campesinos, lo que enfada al monarca. Cuando le dice que, entre los intrusos, está Arturo Adragón, Ballestic decide atraparlo y entregárselo a Demónicus.

Ballestic, al mando de su ejército sale al encuentro de Arturo y sus amigos. Les da un ultimátum que terminará al amanecer.

Un criado despierta al rey Ballestic al amanecer para enseñarle algo sorprendente: las letras de Arturo están desmontando el castillo piedra a piedra. El rey se enfrenta a Arturo, pero es vencido y obligado a rendir pleitesía a la reina Émedi. Entonces, Ballestic dice que Demónicus le ha dicho que Émedi moriría en breve.

 

XXI - EN DEFENSA DE LOS INDEFENSOS

Arturo está preocupado por la noticia y supone que Demónicus la asesinará por algún medio, por lo que decide prevenirla del peligro que la acecha. Deciden que Arturo irá con Crispín y Amarofet a ayudar a Forrester mientras que Arquimaes y Alexander irán a Ambrosia para protegerla.

Arturo Crispín y Amarofet se encuentran con una caravana que huye de las bestias. El rey Ballestic les ha abandonado a su suerte.

Son atacados por las bestias voladoras con la ayuda de los campesinos y las vencen, pero deciden volver al castillo de Ballestic para pedirle cuentas. ¡Abdicación· gritan los campesinos, hartos de sus abusos.

 

 

LIBRO NOVENO

CEGUERA

I - MUERTE AL REY

Arturo y Crispín visitan al rey Ballestic y nombran a Dédalus en su lugar. Ballestic invoca a Demónicus y a Demónicia y mata a Dédalus. Ataca a Arturo, que invoca a Adragón, que cobra vida. Arturo mata a Dédalus y los campesinos le aclaman como rey, pero él nombra a Armadia, una campesina, que jura fidelidad a Émedi.

Mientras, Arquimaes y Alexander descansan. Alexander sueña con la mujer que le tiene seducido.

Esa misma noche, coronan reina a Armadia. La nueva reina le dice a Amarofet que tendrá hijos con Arturo. Amarofet confiesa a Arturo que Demónicia es a quien quiere y odia a la vez.

 

III - CABALLERO CON FALDAS

Arturo se despide de Armadia y le insta a comportarse con justicia. Armadia desea a Amarofet que se cure y que encuentre lo que busca.

Por fin, Arturo, Crispín y Amarofet llegan a la región del bosque de Amórica. Se acercan a la posada fortificada de Nárnico, donde  un hombre les pide que entreguen sus armas para poder entrar. Entregan sus caballos a Nárnico a cambio de ropa de mujer, alimento, alojamiento y discreción.

 

V - MUJERES PARA FORESTER

Arturo, Crispín y Amarofet entran en el campamento de Forester vestidos con ropa de mujer para pasar inadvertidos. Amarofet investiga y descubre que están a punto de cortar el brazo de Forester para implantárselo a Frómodi. Se lo cuenta a sus amigos, Arturo y Crispín.

Mientras, Arquimaes y Alexander llegan a Ambrosia. Sorteando a los demoniquianos, entran en el campamento emediano donde son recibidos por Leónidas. A pesar de sus temores, la reina Émedi está viva. Le cuentan que Demónicus pretende matarla y que Arturo y Crispín han ido en ayuda de Forester. Alexander se gana la amistad de Émedi.

Crispín está desolado por la noticia que Amarofet le ha contado. Arturo propone esperar a que se haga de noche para actuar. Cuando Amarofet dice que habrá que conseguir caballos para huir, Arturo dice que no huirán.

 

VII - UN REY ENTRE PROSCRITOS

Arturo ve como Frómodi y Escorpio entran en el campamento y descubre que le falta un brazo. Sacan a Forester de su celda, está drogado. Amarofet es acosada por dos soldados borrachos, lo que le impide lanzar un flecha incendiaria como señal de ataque.

Alexander traba amistad con Émedi y le cuenta como Arturo le liberó y le ofrece su fidelidad. Arquimaes le escucha y se da cuenta de sus dotes de seducción. Émedi dice que se siente tranquila en Ambrosia.

Crispín intenta evitar que le corten el brazo a su padre, pero no lo puede impedir y, además, le detienen. Arturo se despoja de sus ropas de mujer y sale en defensa de Crispín, pero le descubren y todo se complica. Le hacen prisionero. Amarofet no aparece.

 

XIV - UN BRAZO PARA UN REY

Górgula consigue reimplantar el brazo de Forester al cuerpo de Frómodi. La bruja obliga a Arturo a beber un brebaje. Amarofet deshace de los dos borrachos, se pinta el dibujo adragoniano en el rostro y se apresta a la lucha.

Mientras, Alexander le cuenta su historia de amor a Émedi. Ella se compadece y sus lazos de amistad se estrechan.

Amarofet entra espada en mano en el campamento, pero los soldados la apresan. Frómodi advierte a Arturo de que ha llegado la hora de su venganza.

 

XI - EL REINO DE LA OSCURIDAD

Arturo está colgado de un árbol, boca abajo. Frómodi con un hierro candente, le quema los ojos y le deja ciego.

Émedi sale a cabalgar con Alexander.

Frómodi, Górgula y los suyos deciden abandonar el campamento de los proscritos después de dejar a Forester, con un brazo seccionado y a Arturo, ciego de por vida.

 

XIII - UNA CORONA PARA LOS TRAIDORES

Cuando Frómodi y los suyos se disponen a abandonar Amórica, Górgula pide que la lleve con ellos. Frómodi accede, pero le advierte que estará muy vigilada le recuerda que no dejará que le haga lo que a Benicius, al que le transmitió la lepra. También le dice que tendrá que trabajar con el pergamino de Arquimaes cuando lo encuentre.

Leónidas informa Arquimaes que Émedi y Alexander no han vuelto del paseo. El alquimista deduce que Alexander les ha engañado y decide informar a Arturo del secuestro de la reina.

Encerrados en la cabaña de Borgus, Arturo recibe los cuidados de Amarofet. Quieren cicatrizar con fuego la herida de Forester, pero los centinelas no se lo permiten. Entonces, Crispín les dice que les dará una corona de oro que tiene escondida en la cabaña de Forester.

 

XV - DESENTERRANDO LA CORONA

Crispín y el centinela Asedius se dirigen a la cabaña de Forester, en busca de la corona de oro. Cuando la tiene en su poder, Asedius le dice que no cumplirá el trato, lo que obliga a Crispín a escapar. Explica a Yelmax, el otro centinela que Asedius ha escapado con la corona. Este da la alarma y Frómodi interviene. En la confusión Arturo invoca a Adragón y la espada alquímica vuela a sus manos y se enfrenta a Frómodi. Después de una discusión, Frómodi se marcha llevándose a Amarofet como rehén.

 

XVII - MALAS NOTICIAS

A pesar de su ceguera, Arturo abate a varios hombres de Frómodi, que se marcha, rehúye el desafío de Arturo. Crispín propone pedir ayuda a Émedi para atacar el castillo de Frómodi.

Los hombres de Frómodi detienen a Asedius, el que robó la corona de oro. Frómodi ordena que lo lleven a su presencia.

Puño de Hierro llega a Amórica e informa a Arturo del secuestro de la reina Émedi. Señala como culpable a Alexander de Fer. Arquimaes ha puesto en marcha al Ejército Negro y se dirige hacia las tierras de Demónicus con la intención de rescatar a Émedi.

 

XIX - RECUPERANDO LA VIDA

Frómodi llega a la posada de Nárnico, que le ha informado de la llegada  Asedius. El rey elimina a Asedius y se apropia de la corona de oro, "Esta corona era de Benicius, Forester se la robó, tú se la quitaste y ahora es mía", dice Frómodi, que está acompañado de Escorpio y de Górgula, cuyos ojos brillan al mirar la corona.

Arturo y Crispín, vestidos de mujer, se acercan a la posada de Nárnico y se enfrentan a dos centinelas. Consiguen liberar a Amarofet y huyen con ella, gracias a que las confunden con mujeres del servicio de cocina. Cuando Frómodi se entera, monta en cólera.

Artury sus amigos huyen, pero Forester se une a ellos. Dice que, con esta acción, espera conseguir el indulto para él y los suyos.

Una semana después llegan a las tierras pantanosas y se unen a los emedianos, dirigidos por Arquimaes. están preparando para atacar a Demónicus.

Tránsito, que trabaja en su laboratorio al servicio de Demónicus, descubre que la tinta es lo que da poder a las letras. Se pregunta de dónde consigue la sustancia para fabricar la tinta.

Arturo y Arquimaes se entrevistan. El alquimista le confirma el secuestro de Émedi por Alexander y Arturo le cuenta que se entregó a Frómodi para salvar a Amarofet y que le quemó los ojos.

 

XXI - UNA NUEVA GUERRERA

Amarofet le pide a Arquimaes que le pinte el signo adragonianen el rostro. Arquimaes le dice que debe pebsarlo ya que, una vez dibujada sobre la piel, ya no se puede borrar, Amarofet le reafirma que quiere ser guerrera, igual que Arturo.

Demónicia hace un rito sangriento y se desdobla en Demónicus. Este, que proviene del Abismo de la Muerte le informa que Amarofet va a resucitar a Alexia.

Como consecuencia del pacto de Carthacia, llegan los carthacianos, bajo las órdenes de Justiniano, para unirse a los emedianos. Por unas palabras mal dichas, Justiniano reta a Crispín o, en su defecto, a Arturo. 

Amarofet se entera y deduce que ha sido una maniobra de Justiniano, que quiere ser nombrado príncipe de Carthacia si mata a Arturo. La chica quiere impedirlo a toda costa.

 

 

 LIBRO DÉCIMO

DESTRUCCIÓN

1 - LLEGAN LOS ALIADOS

Armadia se une a los emedianos, que le confirman que Émedi está prisionera de los demoniquianos y que Alexander de Fer es el traidor que la ha secuestrado. Habla con Arturo, que le cuenta lo de su ceguera. La reina traba amistad con Forester, con el hace buenas migas.

Alexander de Fer exige su recompensa a Demónicia. Le promete riquezas y poder, pero él sólo quiere su amor, cosa que ella le niega. Sin embargo, Demónicia le amará si mata a Arturo y conquista Carthacia para ella.

En las caballerizas, Amarofet ayuda a Arturo a elegir un caballo. Él le pide que se recluya en Ambrosia y se aleje esta guerra. Teme que, cuando se encuentre con su padre, Demónicus, su corazón se tambaleé y cambie de idea. Ella afirma que se quedará su lado y que nunca perdonará a su padre. Desea ser Alexia, más que ninguna otra cosa.

III - TORNEO FRUSTRADO

Justiniano y Arturo están a punto de enfrentarse en el campo de honor. Ambos esperan la señal para lanzarse el uno contra el otro, con las lanzas en ristre. Arquimaes está preocupado y Amarofet opina que el torneo debería suspenderse. La ceguera pone a Arturo en franca desventaja. Sin embargo, nadie sabe que Arturo recibe una leve visión a través del dragón dibujado en su cara.

Górgula y Escorpio tratan de aplacar a Frómodi que quiere poderes para ser invencible y desea deshacerse de esa costra negra que le invade el cuerpo. Górgula la examina y dice que está hecha de tinta negra, igual que las letras de Arturo. Pero, Frómodi no recuerda dónde se contagió.

Arturo y Justiniano chocaron brutalmente, pero ninguno de los cayó al suelo, lo que alegró mucha Arquimaes. Un inesperado ataque de dragones demoniquianos alertó a todos. Arquimaes promete a Amarofet, que se lo pide con insistencia, que le dibujará un Adragón en el rostro. Un dragón devora a Justiniano mientras Arturo, espada en mano, desafía a las bestias voladoras.

V - ATAQUE INESPERADO

Arturo organiza la defensa y ordena a Leónidas y a Puño de Hierro que ataquen. Amarofet se ofrece para ser su guía y Arquimaes confiesa que le ha dibujado a Adragón en el rostro. Ella le pide que, a partir de  la llame Alexia. Ante el ataque de un enorme dragón, se disponen a la defensa.

Frómodi sufre una pesadilla en la que su padre, desde el Abismo de la Muerte, le reprocha no haberle dado lo que le prometió. El conde le urge para que cumpla su promesa. Frómodi, frustrado por no haber complacido a su padre, acaba llorando desconsoladamente.

Arquimaes arroja el contenido de un tintero sobre el suelo. La tierra tiembla y de ella surge un dragón gigante. Arturo, junto a Alexia, lo monta y dirige el ataque contra los demoniquianos. ¡El Ejército negro ha vuelto!

 

VII - LA BATALLA DE ADRAGÓN

Alexia dirige a Arturo hacia la batalla. Después de algunas escaramuzas con dragones enemigo, ven que los emedianos pierden terreno. Descienden y Arturo monta un caballo, arenga sus fuerzas y, con la ayuda de Arquimaes, se lanzan al ataque definitivo. Se produce un choque de fuerzas y Arturo, a pesar de su ceguera demuestra que es un gran luchador. Alexia lucha con fiereza y los emedianos obtienen una gran victoria. Los demoniquianos huyen en desbandada.

 

IX - LEÓNIDAS ATACA

Después de la victoria, Arturo y Arquimaes preparan un plan. Para ello, dan instrucciones a Leónidas, que debe organizar el Ejército Negro, bajo cuya bandera lucharán sus aliados, incluidos los carthacianos.

Mientras, Frómodi. Górgula y Escorpio hablan del futuro. Górgula asegura que conoce bien a Arquimaes:"Yo le he enseñado muchas cosas a ese falso alquimista. Ha sido monje, soldado, bandido y campesino. Y sueña con ser rey". Frómodi quieres saber si ella puede escribir igual que Arquimaes y si puede darle la inmortalidad si consigue la tinta mágica, a lo que responde afirmativamente.

Arturo intercambia sus ropas con Alexia. Ella dirigirá las tropas para que todos crean que es Arturo. Forester viene a ponerse a las órdenes de Arturo para llevar a cabo una misión.

Al amanecer, Leónidas se pone a las órdenes de Arturo. Las tropas están listas. Crispín le informa que, en realidad, el caballero Adragón que va a mandar el ataque, es Alexia y que Arturo se dispone secretamente a liberar a Émedi.

Forester se despide de Armadia y se una a Arturo. Ambos salen a escondidas del campamento, dispuestos a cumplir su misión.

 

XI - UNA MÁSCARA PARA ARTURO

Alexia, simulando ser Arturo, Arquimaes y Crispín marchan a la cabeza del Ejército Negro. Después de algunos enfrentamientos, los demoniquianos se repliegan hacia la fortaleza. Arturo ordena acampar.

Mientras, Arturo y Forester siguen con su plan de liberar a Émedi. Forester desea vengarse de Frómodi por haberle cortado el brazo y Arturo dice que hará pagar a Alexander su traición.

Alexander de Fer pide perdón a Émedi por haberla secuestrado y le explica que lo ha hecho por amor. Sin embargo, ella no atiende a sus razonamientos.

Cuando divisan la fortaleza demoniquiana, Forester entrega una máscara a Arturo para que no le reconozcan. Poco después, se topan con una patrulla demoniquiana y Arturo, ante los requerimientos del oficial para que se quite la máscara y deje su rostro al descubierto, se ve obligado a eliminarle, con la ayuda de Adragón, mientras los demás huyen. Esa misma noche llegan a una puerta de la fortaleza, cerca de la Cúpula Ardiente.

 

XIII - AVANCE INFERNAL

Ejército Negro avanza hacia penosamente por las tierras pantanosas. Gana terreno a costa de grandes bajas.

Arturo y Forester consiguen penetrar en la fortaleza demoniquiana. Con la ayuda de Adragón, consiguen entrar en el o principal, al amparo de la oscuridad.

Por fin, después de muchas penalidades, el Ejército Negro, llega a las puertas de la fortaleza, cuyas puertas se cierran a cal y canto.

 

 XV - ENTRANDO EN LA FORTALEZA

El Ejército Negro refuerza su ataque contra la fortaleza demoniquiana. Alexia sugiere negociar con Demónicus, pero Arquimaes se niega, no cree que esté dispuesto a soltar a la reina Émedi. Por fin, los emedianos entran en la fortaleza, dispuestos a liberar a su reina. Los demoniquianos asumen la derrota.

Mientras, Arturo y Forester siguen penetrando por las alcantarillas. Se topan con una patrulla enemiga a la eliminan dejando a un superviviente que se ofrece a ayudarles a rescatar a Émedi, cuyo paradero conoce; es Rías, el que le torturó en la cámara de Alexia, tiempo atrás.

Demónicia observa como el Ejército Negro penetra en sus dominios. Amenaza a Émedi con terribles consecuencias. Le recuerda que ya murió una vez y que volverá al Abismo de la Muerte. Le recuerda que tuvo un hijo con Arquimaes... Le recuerda que tuvo un hijo que nació muerto...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

28-10- 0078