SANTIAGO GARCÍA-CLAIRAC
ESCRITOR DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

EL AMIGO DE HÉRCULES


 

SINOPSIS 

 

   Un día, SALVADOR BELLIDO, ve un anuncio de una nueva bebida energética que se llama HÉRCULES POWER y se queda obnubilado. El protagonista del anuncio, el mismísimo HÉRCULES, le recomienda tomarla para ponerse tan fuerte como él.

   A SALVADOR le gustaría parecerse al personaje que anuncia HÉRCULES POWER y se obsesiona. 

   Cree que si bebe HÉRCULES POWER, su amiga VICTORIA le hará caso y los primos RICK y RICKY le dejarán en paz. Seguro.

   Pero las cosas no siempre salen como uno imagina.

Y es que la publicidad, a veces, exagera un poco.

FRAGMENTO    

   Capítulo 1

    Acabo de ver un anuncio en la televisión que me ha impactado. Es el mejor anuncio que he visto en toda mi vida, pero soy capaz de recordar algunas frases: ¿Te gustaría ser tan fuerte como yo?, Hércules Power es la bebida de los dioses que te hace poderoso.

    Si hago un esfuerzo puedo ver la cara del protagonista. Un hombre que se llama Hércules, fuerte como una roca y con músculos por todas partes, con el color de piel de los héroes, que pasan muchas horas bajo el sol, luchando contra animales salvajes y ayudando a los más débiles.

    Luego está la música, muy exótica que no sé muy bien lo que quiere decir, pero creo que significa que no es de por aquí. O sea, que debe ser de un país lejano.

    Lo que más me ha gustado del anuncio es que Hércules me miraba fijamente y hablaba conmigo:

    ¿Te gustaría ser tan fuerte como yo?

    Eso me lo ha dicho solo a mí. Aunque ya sé que lo habrán visto millones de personas, parece que hablaba conmigo. Lo he notado porque me miraba directamente a los ojos. Y decía cosas que me interesaban mucho.

    Hércules Power, el amigo que te da la fuerza que necesitas.

    Naturalmente que necesito fuerzas. Necesito ayuda y él me la va a dar. Después de ver este anuncio, me doy cuenta de que el zumo que tomo habitualmente ya no me sirve. Se me queda pequeño. Hércules Power es mejor, mucho mejor.

    Pero, ahora, lo importante es grabar el anuncio. porque supongo que lo volverán a poner.

    Bueno, pero antes creo que debo presentarme. Me llamo Salvador Bellido, y soy un chico sin problemas. Soy tan normal que no llamo la atención en ningún sitio. A veces pienso que soy como el hombre invisible. Nadie me ve, nadie se fija en mí. Por ejemplo, ahora mismo, nadie se ha enterado de que estoy impactado. Seguro que mis padres no se han dado cuenta de lo que me pasa.

    -Salvador, hijo, ¿quieres cenar? -pregunta mamá.

    -Oh, sí, claro -respondo.

    -Pues ayúdame a poner la mesa -ordena.

    Estoy impactado y tengo que poner la mesa. ¿Habéis intentado poner la mesa estando bajo una impresión emocional?

    -Salvador, procura no golpear la vajilla, que se puede estropear -grita mamá desde la cocina.

    -Sí, mamá, lo siento.

    No es bueno hacer dos cosas a la vez. Sobre todo si estás distraído con algo que te interesa. Y, en este momento, lo único que me apetece es grabar el anuncio de Hércules.