SANTIAGO GARCÍA-CLAIRAC
ESCRITOR DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

DIEZ AÑOS DE EL EJÉRCITO NEGRO

 

 

Por: SANTIAGO GARCÍA-CLAIRAC

En octubre de 2016 hará diez años que se publicó el primer libro de EL EJÉRCITO NEGRO.

Fue el comienzo de una trilogía que, al final, sumó casi  2.000 páginas.

Un trilogía que tuvo buena acogida y que significó un antes y un después en mi vida literaria.

Fue un proyecto duro y complicado que me obligó a hacer un descomunal trabajo de documentación sobre la Edad Media y Egipto. También tuve que investigar mucho sobre la arqueología y las ciudades estado. Pero lo más complicado fue, sin duda, mantener el equilibrio entre las dos épocas: la actualidad y la antigüedad. Eso, sin contar la creación  personajes medievales y modernos.

Es una trilogía llena de personajes de toda índole: jóvenes, adultos, ancianos; buenos, malos, ambiciosos, altruistas, pacíficos, desconsiderados, pobres, ricos... Cuando afronté el proyecto, ya sabía que iban a ser muchos, pero al final, se duplicaron. La historia no dejaba de crecer y, a pesar de que ya la tenía planificada, le salían ramas por todas partes. Y no quise podarla, al contrario, me encantaba dejarla crecer y crecer. La historia se iba enriqueciendo y mis fichas se multiplicaban sin parar.

La trilogía tuvo la suerte de contar con una campaña de lanzamiento muy creativa y enseguida se dio a conocer, lo que ayudó a las ventas iniciales. El segundo y tercer libro, sin embargo,  tuvieron menos apoyo publicitario. Todavía no existían las redes sociales y You Tube acababa de nacer. La editorial realizó un booktráiler que llamó mucho la atención por ser, posiblemente, el primero que se había llevado a cabo en nuestro país en el sector LIJ.

Para mí, fue una experiencia única. Ya había publicado varios libros, pero nunca había afrontado una trilogía de esta envergadura. De hecho, cuando presenté el proyecto, en la editorial me preguntaron si me veía con fuerzas suficientes para afrontar el proyecto.

Ahora, diez años después, tengo que preguntarme qué significó para mí la publicación de El Ejército Negro:  ¿Valió la pena el esfuerzo? ¿Volvería a hacerlo? ¿Qué me reportó? ¿Qué queda de todo ese esfuerzo? ¿Tendrá continuidad? ¿Vale la pena volver al universo de El Ejército Negro? En fin, hay muchas preguntas en el aire, y voy a tratar de responderlas todas. Creo que vale la pena hacer una revisión de todo el proceso.

En cualquier caso, debo decir que me siento muy satisfecho de haberla hecho. Me puso a prueba y salí bien parado, lo que no está nada mal.

Ahora, tengo que mirar hacia delante.

MI UNIVERSO FANTÁSTICO

Una de las mejores cosas que he conseguido con El Ejército Negro es haber creado mi propio mundo de fantasía.

Un mundo dividido en dos: la realidad y los sueños.

Eso fue lo más difícil de todo. Conseguir que mis personajes navegaran en un universo singular y único, fruto de mi imaginación.

Sus características son muy identificables: la lucha contra la injusticia y la ignorancia.

Todo gira alrededor de estas dos premisas.

Los dos grandes males del mundo.

Arturo Adragón es un héroe que lucha contra ambas.

Sus armas son los poderes mágicos que le otorgan las letras que tiene pegadas a su cuerpo. Así que podría decirse que la escritura es la mejor arma para luchar contra la injusticia y la ignorancia. De eso va El Ejército Negro.

De esta manera, la odisea de Arturo Adragón es la de la conquista de la escritura en un mundo en el que no había otro sistema de comunicación que el de los hechiceros que mantenían a la gente atemorizada con sus amenazas.

Un universo tan apasionante que no descarto volver a visitarlo.

Hace tiempo que acaricio la idea de ampliarlo.

Ahora, que se cumplen diez años de su publicación, es posible que haya llegado el momento.

 

 

 RESEÑA ACTUAL

Ahora, al cabo de 10 años, nos llega esta magnífica reseña desde México.





CONTINUARÁ...