SANTIAGO GARCÍA-CLAIRAC
ESCRITOR DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

SALTO AL CÓMIC

 

Cuando la EDITORIAL me planteó crear una colección de cómics de  MAXI, surgió el primer problema: ¿Iban a ser aventuras similares a las  que ya se leían en los libros o había que buscarle un nuevo  entorno?

Encontré la respuesta rápidamente: Los cómics no iban a ser una adaptación de los libros y consistirían en  relatar las aventuras que MAXI sueña. Era la mejor manera de crear nuevas aventuras.

Es decir, en su entorno real y familiar, se acostaba cada  noche y soñaba una aventura distinta a la que vivía en los libros. Podría  decirse que ideé una traslación del personaje. Como único creador del personaje, yo tenía todas las pistas para llevarlo al mundo de los sueños. Por  lo tanto, el concepto de adaptación quedó desestimado.

¿Qué clase de  sueños eran esos? ¿Qué aventuras iba a vivir? ¿Reales o fantásticas?

La  respuesta también era coherente: MAXI es un niño preocupado por el mundo  que le rodea y sus aventuras tenían que expresar sus inquietudes. ¿Sus aventuras  se iban a desarrollar en su barrio, en su ciudad, en su país?

Las  aventuras de MAXI tenían que ser internacionales, como corresponde a un  niño actual, que entiende que el mundo es su casa y los problemas del planeta  son sus problemas.

De esta manera, las aventuras de MAXI en los  cómics iban a ser la de un niño que sueña con un mundo mejor. Un mundo que él  podía mejorar. Un mundo soñado.Ese era mi plan.

Así, cuando llegó el  momento de escribir los guiones, ya sabía que íba a encontrarme con un niño  concienciado con los problemas del planeta y que todas sus aventuras girarían en  torno a la ecología, la extinción de animales, la especulación salvaje, la  deforestación, el saqueo de tesoros arqueológicos, la escasez de agua, las catástrofes ecológicas, etc…  

Decidí que MAXI iba a luchar contra especuladores, cazadores de  animales y otros seres que perjudican el planeta únicamente para enriquecerse. O  sea, no me iba a quedar sin temas. De hecho, la lista de guiones que tengo en mi  cartera de proyectos es bastante larga y abundante. Hay maleantes de todo  tipo.

Otra cosa que tuve que afrontar fue el título de la  colección.

Podía haberme enredado en buscar títulos complicados y  rimbombantes, pero opté por la sencillez. Si MAXI iba a viajar, había que  decirlo desde el principio.

Por eso, los cuatro primeros títulos  son:

     - MAXI EN NUEVA YORK

     - MAXI EN  ÁFRICA

     - MAXI EN EL POLO NORTE

     - MAXI EN  EL AMAZONAS

Ahora que las ideas estaban claras, inicié el segundo paso: crear y  visualizar las historias.

Un cómic es una visualización de una historia, por eso empecé a dibujar todas  las escenas, viñeta a viñeta, página a página.