SANTIAGO GARCÍA-CLAIRAC
ESCRITOR DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

PROCESO DE TRABAJO

CÓMO LO HICE 

Antes de empezar a trabajar tuve que tomar algunas decisiones: ¿Qué sistema de trabajo emplearía para plasmar mis ideas?

Decidí usar el sistema del STORYBOARD (también llamado GUIÓN VISUAL) después  de escribir los guiones literarios.

A mi modo de ver, era la mejor manera de  plasmar las aventuras de MAXI con el estilo que yo deseaba. Y eso es lo que  hice: Dibujé todas y cada una de las páginas y viñetas, incluidas las portadas y  creación de personajes para que un dibujante-realizador (que se convirtió en un  equipo de varios dibujantes) se ciñera exactamente a mis bocetos.

Si me conformaba con un guión literario, corría el riesgo de que, quien tuviera  que dibujar los cómics, lo hiciera en un estilo que no correspondía a mi idea, y  preferí no correr el peligro de la desvirtuación.

Los STORYBOARDS que  hice consiguieron dos objetivos: que la historia se visualizara a mi estilo,  según mis deseos y mantuviera el espíritu del personaje principal. La cosa iba a  estar clara desde el principio: yo hacia los bocetos y alguien ejecutaría los  dibujos finales. Y todo en aras de una mayor fidelidad al personaje.

La segunda decisión consistió en buscar un dibujante-realizador que supiera  plasmar lo que yo había dibujado en bocetos de STORYBOARD. Empecé una  búsqueda y localicé a uno que, a pesar de no haber publicado nunca,  podía servir para realizar este trabajo. Y acerté. Era un buen  dibujante-realizador, como se puede ver en los cómics publicados.

Le pedí que me hiciera una página de prueba a partir de mis bocetos y lo hizo  muy bien, Así que le adjudiqué el trabajo después de explicarle que ése iba a  ser el sistema de trabajo. Es decir, yo le daría STORYBOARDS y él los  ejecutaría. Y él aceptó con gusto.

Después, hablé con la EDITORIAL que aceptó mi recomendación.

Y aquí empieza la apasionante aventura de MAXI.

Yo tengo mucha experiencia en dibujo de STORYBOARD, así que decidí  utilizar un estilo sencillo y muy claro. Línea negra, sin zonas oscuras, de  forma que el dibujante-realizador pudiese entenderlos bien. Natulramente, contaba  con que íbamos a tener contacto telefónico frecuente, como así fue, para  explicarle los detalles, como las actitudes y las emociones de los personajes.  

Mi mayor preocupación fue planificar páginas y viñetas que se pudieran  entender sin los diálogos. En este paso yo había decidido que no iba a usar  textos de apoyo, que habría solamente diálogos. Así que hice un trabajo de visualización muy concienzudo que  resultó muy bien. Al final, las historias se entienden sin leer los textos, y  eso me gusta mucho. Digamos que usé la técnica narrativa que he empleado en los  muchos spots publicitarios que he realizado a lo largo de mi vida. Imágenes  fáciles de entender y de seguir.

Mostré los STORYBOARDS a algunos niños de ocho años para  asegurarme  de que la historia se comprendía perfectamente. El resultado fue muy bueno y la  visualización del guión resultó perfecta en ese sentido. Ahora solo había que  ser claros y eficaces en la ejecución.

Creo que me ayudó mucho haber escrito y dibujado varios libros del personaje  para conseguir una fluidez narrativa eficaz. Yo había creado literaria y  gráficamente a MAXI varios años antes, así que sabía perfectamente lo que  quería. Lo tenía clarísimo.

Algún día hablaré de la creación de MAXI,

Tengo que reconocer que, cuando tu personaje está en manos de otros artistas,  de alguna manera, sufres al ver como los pequeños detalles se pierden. pero hay  que saber reponerse. En cualquier caso, llegó el momento de ponerse a trabajar.